Después de semanas de coqueteos por la ventana de su casa, decidió abordarme cuando salía para el colegio. Conocía mis horarios y los de mi esposo, y solo me pidió mi numero celular. Esa noche me llamo: “hola se que estas sola con los niños, sube a la terraza..”. Moria de nervios pero mi cuerpo estaba ansioso por tenerlo cerca, subí y estaba allí. Salto la terraza y venia solo en pantaloneta, se acerco a mi y me besó.
Hummm que besos tan ricos su lengua jugaba en mi boca y sus manos con mis senos me subió la blusa y salieron mis tetas ansiosas de sus lamidas mientras bajaba mi pantalon yo apretaba su cabeza entre  mi pecho, corrió un poco mi tanga y me metió un dedo senti como se iba mojando y luego lo saco y despacio lo chupo. Me alzo sobre la lavadora se acomodo en medio de mis piernas y me penetro con fuerza con una verga de buen tamaño y calientita. Entraba rico y yo estaba caliente cuando sus jadeos se apresuraron y anunciaba una corrida intensa en mis entrañas aunque yo aun no terminaba. Me besó en los labios me acaricio el cabello, y dijo: “perdoname te deseaba tanto que no pude evitar correrme en ti”. Yo le dije que tendríamos tiempo para aprender a controlarse. Antes de irse me dijo que era su primera mujer y que él tenia 18 años pero muchas ganas de aprender conmigo. Después de 17 años de matrimonio yo estaba feliz de tener un pollo así solo para mi y vinieron muchas veces más.

(Visited 18,681 times, 1 visits today)