¿Quieres hablar con chicas online? ¡Entre ahora en CHAT Gratis!

Mi nombre es Alejandra pero todos me llaman “Aleja” tengo 19 años, hace unos días, volví nuevamente a la casa de mí mejor amiga y compañera de la Universidad, Yolie, con permiso de mi papa y mi mama, para pasar el día y en la noche ir a una discoteca con compañeros de clases, los padres de Yolie, están separados, su papá es dueño de una empresa de químicos y vive en una casa grande y bonita por lo que Yolie suele pasar bastante tiempo en casa de su papa. Como ya sabrán por mi relato anterior su papá es Ricardo un hombre mayor 44 años, alto y algo simpático a mi parecer, con quien ya tuve un encuentro espectacular cuando ella cumplió 18 años y el día de su fiesta termine haciendo el amor con el señor Ricardo. Total que al llegar a la casa Ricardo se puso algo nervioso al verme sin embargo pude notar que me miraba con deseo y supe muy dentro de mí que volveríamos a tirar. Lo salude y el me saludo dándome un abrazo prolongado, cuando me soltó me pregunto que como iba en la Universidad y cosas así, a los 5 minutos llego Yolie, me dijo que teníamos que hablar y discutir temas para trabajos de la Universidad por lo que subí a su habitación. Paso la tarde y llego la noche y con ella el momento de arreglarnos para irnos a bailar a la disco. Yolie se puso un pantalón muy pegado, tacones de ajuga abiertos y un top, se veía muy linda y sexy. Yo me puse un vestido azul oscuro, no me puse sostenes, el vestido tenia tirantes en los hombros, me llegaba casi 10 dedos arriba de las rodillas, debajo un hilo y sandalias de tacón alto tipo aguja negros, me vi al espejo se notaban mis pequeños senos y pezones en esta ocasión tenía vello púbico pues tenía días sin depilármelo por el trajín de la Uni, al verme por atrás se veía la separación de mis nalgas, de seguro esa noche, haría babear a más de uno cosa que me gustaba. Luego llego el novio de Yolie, a quien yo no conocía, y que por cierto me pareció muy lindo. Me di cuenta de que Yolie, se traía algo entre manos, se lo llevó a la cocina y regresaron a la sala donde estaba yo, me habló aparte y me dijo que quería salir sola con “Juan Carlos” su novio, que era su oportunidad de estar a solas con el que por favor la ayudara, por lo que tenía que irme por mi lado o quedarme. Enseguida le dije “Yolie te vas a coger a tu novio hoy” ella contesto con risas… total que le dije que no había problema que me iría sola o mejor me quedaría hasta que ella regresara. En ese momento se me vino a la mente volver a quedarme con “Ricardo” solita en su casa la oportunidad perfecta para seducirlo de nuevo y repetir aquella divina experiencia… En ese momento Ricardo pidió hablar con su hija, salieron de la sala, Juan Carlos y yo quedamos hablando por unos minutos. Después de 05 minutos regresó Yolie y me pidió acompañarla a su cuarto, ahí me dijo que su papá la regaño por su forma de vestir, que se tenía que cambiar de ropa, se cambió y por fin se fue con Juan Carlos. Esa noche definitivamente yo estaba destinada otra vez para Ricardo, cosa que por dentro me emocionaba tremendamente, subí al cuarto de Yolie a pensar en cómo ir a la cama con Ricardo esa noche, sin parecer una zorra o una desesperada. En el cuarto de Yolie me vi al espejo y pensé: ¡¡si estando vestida así no me coge, otra vez, jamás me cogerá!!. Me arme de valor respire profundo y fui a buscarlo, él estaba en un estudio pequeño donde tiene su computador, lo vi de espaldas atravesé la puerta sin pensar, me puse atrás de él, le puse las manos en los hombros y empecé a darle un masaje. Él se sorprendió pero note que le gusto el masaje….. Le dije: -¿Qué tiene de malo la ropa de Yolie? Contesto: -Es muy provocativa, no me gusta ver a mi hija así. Le dije: -¿No te gustaría que una novia se vistiera así para ti? Contesto: No sé, no creo Me agache atrevidamente y despacio empecé a besarle la oreja y le dije al oído: -Pero si te gusta verme, a mi vestida asi, me comes con la mirada… Se levantó de la silla, y quedo de frente a mí, me dijo -Perdóname, no sé qué me paso aquella noche no me pude controlar eres divina…. -le dije: a mí me gusto lo que hicimos esa noche…. Se acercó a mí, me dijo: -Es que estas rica eres una niña divina… Empezó a besarme, una de sus manos fue a mis tetas y la otra a mis nalgas, dejamos de besarnos y me hizo darme una vuelta, se volvió loco con mis nalgas. Dijo. -Que rico se ven tus nalgas, tu culo… Conteste: -¿Lo quieres? Me quite el vestido, y vio mis nalgas desnudas, se agacho y le dio un beso a cada una, después me abrió las nalgas y me chupo el ano metía su lengua, ya yo estaba muy caliente, con mi mano izquierda tome su cabeza y la empuje hacia mis nalgas para que metiera más su lengua en mí.. Después me recostó en su escritorio, me quito los hilos que eran lo único que me quedaba puesto, abrió mis piernas, se chupo mi cosita hasta la vagina, empecé a gemir. El seguía, chupándomela, mi vello estorbaba, pero a él no le importaba, seguía pasando su lengua, mi vagina estaba llena de su saliva y de mis flujos. Así estuve hasta llegar a tener dos orgasmos. Me puse de pie me temblaron las piernas, me recargué en sus hombros para no caerme, tome aire y entonces él se desnudó. -Quise devolverle el favor!! me gusta Ricardo pensé dentro de mi rápidamente. Aunque nunca lo había hecho, en medio de mi lujuria me decidí a mamarle el pene… El se sentó en el sillón, abrió las piernas su verga estaba semierecta, puse mis dos manos sobre sus piernas, gruesas que me encantan por demás… le di un beso a la punta, se lo toque con mi lengua para ir probando, un poquito gruesa pero la fui metiendo mi boca. Cuando la tuve toda en mi boca, se le puso durísima, la metía y la sacaba de mi boca, con mi lengua acaricie por un rato la cabeza de su guevo, tomo mi cabeza con sus manos, quería enterrarme su verga en la garganta, yo seguía agarrada de sus piernas y no dejaba que entrara toda. Me soltó y me dejo mamársela con más tranquilidad. Su pene es normal, algo grueso no tenía mal sabor fue lo que me gusto. Me levante, estaba parada frente a él, me tomo en sus brazos y me acostó en el escritorio dejando mis piernas dobladas, abrí mis piernas quedando completamente dispuesta para entregarme a él. Mi cuquita quedo a su disposición, apunto su pene y me lo fue metiendo poco a poco. Termino de metérmela, me vio a los ojos y lentamente me la saco casi toda, después me la metió toda esto lo repitió varias veces, atrape su cintura y sus nalgas con mis piernas lo jale fuerte hacía mí, le dije: Cógeme, cógeme…. y eso fue como un detonante para él, lo encendió aún más me di cuenta que le gustaba que le hablara de forma sucia y grosera… Empezó a meterlo y a sacarlo rapidísimo, sentía como mi vagina se abría cuando la metía, sentía ese trozo de carne caliente adueñarse de mí, cada vez se movía más rápido, hasta que tuve un orgasmo largo. Al rato me lo saco, se puso parado a mi lado y me beso, me chupo mis pequeños senos, chupaba mis pezones, apretaba mis tetas, eso me mantuvo excitada, después de esa cogida. De repente se paró y me dijo: -Te lo estoy haciendo sin condón, sin nada ¿tú te cuidas? Conteste: ¡!No te preocupes mañana me tomo una pastilla!! Dijo; Eres muy joven para ser mamá Le dije excitada: Solo quería que me cogieras que me hicieras tuya, no un hijo tuyo… Yo empecé a molestarme por su actitud, él se disculpó, y le dije que mejor siguiéramos en lo que estábamos, tome su guevo y se la volví a poner a tono, cuando lo tuvo bien parado le dije: -Es tu turno de acabar Me dijo: Me gustaría acabar en tu culo Sin pensar en nada en medio de mi excitación accedí a su deseo. Le dije: hazlo te lo doy… Me voltee en el escritorio me puse en cuatro, me puso la puntita en la entrada, estaba costando mucho trabajo que me la metiera, mi culo estaba muy cerradito. Le dije que lo hiciera despacito. Poco a poco mi traserito ya lubricado por todos los fluidos de él y los míos se fue abriendo, para que entrara el pene de Ricardo, por fin me lo metió todo… Me decía: Me gustan mucho tus nalgas… Empezó a entrar y a salir de mí, mi culo poco a poco se amoldaba a su cosa, me tomo por la cintura para que su verga entrara más, sentía como mi culo se abría y cerraba, yo lo apretaba para darle mayor placer, hasta que acabo en mi trasero, sentí su leche caliente… Nos vestimos, nos besamos rico durante un buen rato, luego y él se fue a dormir a su cuarto y yo la habitación de Yolie para que al llegar ella, no fuese a darse cuenta de lo que había pasado entre su padre y yo. Una vez en el cuarto fui a bañarme estaba toda llena de su semen en mi cosita y también dentro de mi culo. Estaba súper mojada podía sentir el olor en mi cuerpo de haber estado con Ricardo, una mezcla del aroma de su sudor y el olor de su sexo. Para mí fue algo nuevo me sentí salvaje, hembra. Me bañe y me recosté cansada a pensar en lo que había pasado. Me gusto todo eso, pensé en lo rico que fue y en lo divino que sería ser la mujer de un tipo así que te haga el amor cada vez que te entran las ganas….

¿Quieres hablar con chicas online? ¡Entre ahora en CHAT Gratis!

(Visited 18,299 times, 1 visits today)